Inicio > Blog ecommerce > 100 pedidos en 2 meses y medio

100 pedidos en 2 meses y medio

Como sabéis si seguís este blog o me seguís a mí por las redes sociales, el 16 de Enero saqué a la luz una tienda de cuerdas de guitarra: https://cuerdadeguitarra.com/

La parí desde 0 con la ayuda de mi mujer, Esprestashop y el señor Juan Vidal de Arrobaparktienda echándome un cable como guía espiritual.

Pues bien, el otro día lo comentaba en Twitter

 

El 4 de abril (aprox. 2 meses y medio después de abrir) conseguí llegar a los 100 pedidos. Obviamente, esto no es lo normal. Ha sido una combinación de curro a fondo, experiencia en otras tiendas como consultor ecommerce(si no sé vender con mi tienda ¿cómo voy a hacer vender a los demás?), suerte (supongo) y horas y horas y horas.

Aquí os contaré cómo he ido viviendo el «pedido a pedido» (no están todos).
A medida que lanzaba la tienda y en paralelo he ido escribiendo un diario de viaje que lanzaré en formato ebook próximamente.

Bien, pues así lo he ido escribiendo en el diario 😉

El primer pedido

Lo sabemos, el primer pedido tarda en llegar. No sufras y no desesperes, siempre llega y harás por él lo que no está escrito. Te recomiendo que te curres la atención al cliente en tiempo real al máximo para poder cerrar cuanto antes tu primer pedido y conseguir ese balón de aire que representa: ¡bien, me he desvirgado, more to come! A lo que me refiero es que, por ejemplo, pongas un chat (Zopim es una buena opción y es gratuito los primeros días) y hables con los clientes que están husmeando tu tienda cuando haya pasado un tiempo prudencial para saber si puedes ayudarles o no. Eso te ayudará y mucho a cerrar ventas.

¿Mi primer pedido? Fue una putada. Un ataque al corazón total. Me mandan un formulario de contacto a través de la web interesándose por un producto y diciéndome a ver si tengo otro que comprarán los dos. Joder, la primera venta y ya iba a subir a un ticket de 130€. Le contesto enseguida y a los 5 minutos me rebota el mail. HOSTIAS el tío había puesto mal el mail y no podía comunicarme con él.

Como un puto loco, comencé a mandar correos con variaciones de su dirección para ver si acertaba dónde estaba el error. Al final desistí. No era ninguno. Pero se me ocurrió una idea: instalar un chat (Zopim) en la tienda, de forma que si el tío volvía, pudiese cazarle a través del chat. Santa potra mía, instalo el chat y a los 10 minutos entra el tío y le comienzo a hablar “eres el del mail? Sí!!!!!!”. Al final cerré la venta y todo salió genial, pero lo sufrí un buen rato.

Bien, eso es lo que me mato en CADA PUTA VENTA de la web. Da igual que se la primera o la 147. Todas son igual de importantes. Recuerdo que el tío me dijo “eso sí que es servicio, cómo te lo curras” y le contesté “así es como me mola que me atiendan, por eso te atiendo así”. Coño, qué menos. ¿Qué voy a hacer, una tienda con un servicio de mierda? No puedes cagarte en todo cuando un servicio es malo (que lo hago) y después ofrecer un servicio malo tú también. Cúrratelo como si fuese el primer día.

Una cosa que intento hacer en cada pedido es enviarle al cliente una foto antes de enviárselo. ¡Les encanta!

pedido1

El segundo pedido

Madre mía, al día siguiente me entra otro pedido, ¡vaya subidón! Para este, tuve que ponerme las pilas, pillar la moto con la rasca que pegaba e ir pateándome tiendas hasta encontrar las cuerdas que había pedido el cliente. No veas tú el trabajo que me dio la cosa pero, para variar, me lo acabé currando cosa fina y le mandé al cliente una foto de cómo había quedado el pedido.

pedido2

Más pedidos

Hace semanas que no retomaba la escritura y tiene una razón. Se me ha descantillado la cosa. Se me ha ido de madre.

Mi idea era evaluar poco a poco y a 3 meses vista si el negocio funcionaba para poder stockar y comenzar una tienda online con cara y ojos. Pues bien, los planes se me fueron a la mierda.

El primer mes hice más 50 pedidos y facturé más de 1.000€ (lo cual parece una mierda, pero no lo es vendiendo cuerdas de guitarra y accesorios), una barbaridad que no me esperaba.

Para complicarlo más, cuando comenzaron a subir los pedidos, el crío me pilla la varicela y, ala, una semana en casa haciendo el equilibrista entre el curro de consultor, los pedidos de la tienda (ir a comprar el material que no tenía en moto el mismo día que me entraba el pedido) y el crío enfermo. Suerte que mi mujer se lo curra y me echa todos los cables del mundo <3

A las 2 semanas y poco comencé a stockar en serio y me tuve que mudar de despacho. Estaba en un coworking, esos espacios compartidos. Tenía una mesa donde me cabían de sobras (sumando 2 estanterías) mis 2 monitores, el ordenador, la impresora/scaner y las cajas para embalar los pedidos. Todo eso se me quedó corto y tuve que buscar una oficina de las de verdad, con su puerta y todo (eso no lo tienes en mesas compartidas) y con varios armarios y mesas para poder meter todos los cacharros: cuerdas, pedales, guitarras, cajas, sobres, trastos de embalar, etc.

Esto no es lo que suele pasar ni mucho menos cuando montas una tienda online, pero toqué los palos que tocaban y la cosa salió bien, por lo que tuve que crecer a marchas forzadas y meterme a fondo con el tema.

Aun así, no me flipé. Sí, claro, estaba la hostia de contento, pero todo duro que entraba iba para comprar stock y comprar más publicidad y notas de prensa en CPC y sites afines.

Voy a separar esta frase bien separada porque es muy importante:

 

>>>> Todo puto duro que entraba en la tienda se reinvertía sin pensarlo ni un momento <<<<

 

Y así es como debe ser. Olvídate de sueldos y hostias, haz crecer tu negocio y ya tendrás un sueldo. Es como una puta planta: déjala de regar o apártala del Sol y se muere. Invertí en stock, en el despacho, en publicidad, en comprar más regalos para los clientes que compraban (había gente que ya repetía y no le valía el regalo inicial que le había mandado), en enviar los paquetes en 48 horas o menos… en definitiva, invertí en producto y mejora de servicio.

pedidos2

Hay días que no compra nadie

Ya tío, es una puta rayada. Pero no hay que darle más importancia de la que tiene. Hay días buenos y días malos. Hay días en los que la gente no está por comprar. Pasan cosas. Hay partidos de fútbol. Sale el Sol y la peña pasea. Son vacaciones… no hay que rayarse. Lo digo porque es normal desesperar estando delante del real-time de Analytics viendo como hay gente pululando por la tienda pero no compran. Calma. Si no es hoy, será mañana y, si no, pasado.

Hay semanas que no compra nadie

La continuación del punto anterior se llama no días, semanas. Un rayote máximo. No hay que desesperar, al final acaba entrando el pedido, pero hay que mantener la calma. Hay peña a la que no le entran pedidos en 5 días y ya está pensando en bajar precios o así. Mi consejo es que pivotes fuentes de conversión. No te quedes con lo que entra por la tienda, muévete en marketplaces, muévete en compra-ventas en foros, diversifica la entrada de pedidos lo más que puedas y así el flujo será más continuo. ¡No te quedes sin probar ninguno! No solo existe Amazon/eBay/Rakuten. Hay secciones de compra venta en foros, existe Wallapop, Milanuncios, Loquo… yo tocaría todos los palos que se puedan.

Después de esa semana más seca que la hostia, me entraron un porrón de pedidos por lo que, como te comentaba, no hay que rayarse.

100 pedidos

Semana Santa, las 23:00 de la noche (uno ya está en la cama, que tengo un peque) y me entra el pedido número 100. No me levanté de la cama y fui a por el cava, pero vaya si me puse contento. ¡Se me puso durísima! ¿Qué es lo que pensé? Pues ala, a por los 200, ¡jejejeje!

pedidos