Suscríbete a mi blog y no te pierdas nada

Inicio > Blog > Proyectos que dan bandazos

Proyectos que dan bandazos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (todavía no tiene votos)
Cargando…

En márketing pasa a veces que la distancia más corta entre dos puntos no es la línea recta. Sí, pasa. ¿Por qué? Entran en juego un montón de variables que pueden ir desde una recomendación espontánea de un líder de opinión hasta una crisis de reputación de tu competencia directa.

Eso sí, cuando vas por la autopista dando bandazos pueden pasar 2 cosas:
1- que te estampes
2- que te detenga la poli

Supongo que leerás esto y te sentirás identificado en alguna cosa. Efectivamente, estoy hablando de los proyectos y clientes que dan bandazos. Son los peores. Creen que llegarán antes a la meta dando bandazos en búsqueda del atajo más rápido y, en realidad, están echándose a ellos mismos de la competición.

No saber lo que quieres y, peor, no escuchar a alguien que puede ayudarte a saber lo que quieres es uno de los errores más grandes en el cliente. Si no sabes a dónde vas, ni dominas la situación (pero crees que sí) y entras en una espiral de volantazos y bandazos perderás, como mínimo, el tiempo y el dinero.

De la misma manera que si quisiera construir una casa no le diría al paleta: “NO, NÉNG, ESA TOCHANA NO QUE ESTA QUE YO ME SÉ ES MEJOR”, no hagas lo mismo con tu marca. No pierdas el norte pensándote que sabes y que tienes el control, porque para eso existe gente que ha visto estamparse en la autopista a 300 tios de tu perfil antes y te puede decir qué hacer y, sobre todo, qué no hacer.

Pero tú insistes en qué controlas y pisas el acelerador. Te dura un mes o dos y se te vá el coche de las manos. Te estampas. Y lo peor, tenías a alguien a tu lado que conducía mejor que tú y has pasado de él.

Publicado el 24.07.2013 en Otros: email marketing, RRSS...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (todavía no tiene votos)
Cargando…
Comentarios

Un comentario para "Proyectos que dan bandazos"

  • El 24.07.2013 , Jan ha comentado:

    A veces me lo pones difícil, porqué lo de escribir en castellano, aprendido por el camino, no es mi fuerte, pero aprendí a leer entre líneas a los 8 años con el Club Pickwick de Dickens. Te ha faltado el tercer supósito, 3 – Que te lo acabes creyendo.

    Sin ánimo de criticar, pero con el tiempo aprendes a filtrar estas situaciones con antelación y haces cómo un buen amigo mio, hoy ministro en Francia. Le presentas al cliente o le haces llegar la información de la competencia, competencia que es tu segunda empresa. Con glamour y jugando en la misma división que el cliente. Tal para cual. Durante 6 meses te financia las vacaciones, las fiestas y la hipoteca. El tiempo en que sigue pensando que sabe más que tu, y te lo quiere demostrar.
    La segunda maniobra paralela es ya mi aportación a una experiencia con este buen amigo y un proyecto en Madrid hace 20 años. Cuando el cliente ya llevava 3 meses con nuestra empresa B, le abrimos las puertas a nuestro competidor más directo, no por calidad, pero si porque nos pisaba los talones cada dia, haciendole saber que cliente mas bueno teníamos y todo lo que les estabamos facturando por poca cosa. Le faltó tiempo para ir a llamar a la puerta. A los 3 meses retiramos nuestra empresa B, y entró la competencia. habíamos facturado un 3000% en 6 meses de lo que antes facturamos en 3 años, nuestra competencia entró con un contrato en exclusiva, e invirtiendo 45 millones de las antiguas pesetas en servidores en Telefonica. A los dos meses invirtió 30 millones mas en unas oficinas en Zaragoza, se hipotecó por mas de 200 en 6 meses, entró en una join venture con una empresa americana, jugava a golf con los abogados de la casa real y los directores de los principales bancos. Hace un año salió de la prisión donde estuvo 15 por estafa. Por cierto nos pisaba los talones porque su asistenta era nuestra asistenta.

Deja tu comentario

Acepto expresamente la política de privacidad de jordiob.com