Inicio > Blog ecommerce > Comparativa de supermercados online – Parte V: carrito de la compra y checkout

Comparativa de supermercados online – Parte V: carrito de la compra y checkout

Penúltimo capítulo de la serie de análisis de supermercados online.

Todos los demás análisis hechos: home, ficha de producto, buscador… han sido bastante traumáticos por un denominador común: en los supermercados offline te pierdes y mucho. Pues bien, cuando parecía que esa sensación de pérdida no podía ir a más, llegamos a las páginas del carrito de la compra y registro del cliente que está a punto de comprar y se desata el caos más absoluto.

Como usuarios, nos enfrentamos a páginas de registro donde tienes que pasar por hasta más de 35 campos y 9 pantallas antes de comprar. 9 pantallas y 35 campos.

¿Os imagináis que para realizar la compra en un supermercado Caprabo tuviérais que abrir 9 puertas?
Pues eso es lo que me ha pasado en su web cuando quería hacer un pedido. ¿Os imagináis que los cerrojos de esas puertas están, además, mal hechos y uno lo tenéis a la altura de la mano y otro a la altura de los piés? Pues eso es lo que me ha pasado, no solo en Caprabo si no también en los otros supermercados offline. Un desastre. Un drama. Y, sobre todo, una fuente de pérdidas de pedidos inagotable.

Vamos por partes.

Los supermercados analizados, como siempre:

1- El Corte Inglés – https://www.elcorteingles.es/supermercado/
2- Mercadona – https://www.mercadona.es/
3- Carrefour – http://www.carrefour.es/
4- Caprabo – http://www.caprabo.com/
5- Eroski – http://www.eroski.es/
6- TuDepensa – http://www.tudespensa.com/
7- Ulabox – https://www.ulabox.com/

El Corte Inglés

Deberían ser maestros de maestros, pero no es así. Registro con 23 cajas a rellenar y 7 pantallas hasta el pago.
Y una de ellas me da una desconfianza extrema “Criterio habitual de sustitución de tus artículos”. Es decir, qué quieres que te pongamos en tu pedido si no encontramos lo que has pedido. ¿En serio? ¡Eres El Corte Inglés no el supermercado paquistaní de la esquina!

Por lo general, el proceso de compra desde el carrito hasta el checkout y el TPV es bastante fácil de seguir, pero es largo, tiene demasiadas etapas y, sobre todo, demasiados campos a rellenar. Tengo demasiadas opciones y botones de acción, algunos de ellos absurdos como “anular pedido”. Si quiero anular el pedido, me voy de la página. Es tan inútil como el botón de “Reestablecer formulario”. Tengo 10 opciones de pago (demasiadas) y ninguna de ellas es nativa de Internet (Paypal, HiPay, Google CheckOut).

A nivel de colores, han querido poner todos los botones de acción verdes y naranjas y se confunden con los propios colores del Corte Inglés.

Mercadona

Pocas opciones a rellenar (13) y solo 2 pantallas hasta el pago. ¡Excelente! Lástima que todo lo demás sea chunguísimo tanto a nivel de diseño, como de maquetación, usabilidad y experiencia de usuario.

No voy a alargarme más, como dije el otro día en Twitter, me contaron que la página de Mercadona se la habían regalado, por lo que no voy a tomármela muy en serio.

Carrefour

El proceso de compra de Carrefour es especialmente aburrido. Tengo que rellenar 37 campos durante 5 pantallas donde se me preguntan cosas básicas como mi nombre y dirección hasta mi tarjeta del club Carrefour. Señores, en un proceso de compra solo hay una tarjeta que importa: ¡la Visa!

El carrito de la compra de Carrefour queda poco destacado y no me ofrece grandes datos sobre mi compra.
No destaca a nivel de colores y eso hace que se camufle y forme parte del paisaje, cuando no debería ser así.

Lo que más me ha sorprendido es que cuando inicias el proceso de compra y vas a parar a la página de rellenar tus datos, los ingresas todos y los guardas pero, en vez de llevarte al siguiente paso, te manda de nuevo al catálogo de productos.

Caprabo

Uno de los procesos de compra más chungos que he visto en mi vida, y he visto muchos. 34 campos y 9 pantallas para pagar y, encima, una de ellas se me ha quedado colgada y he tenido que volver a empezar.

Partimos de un carrito de la compra donde no destaca nada, todo está en rojo. Y de ahí vamos al proceso de compra donde, por arte de birli-birloque, todo está en catalán (el idioma que había elegido) y los errores me salen en castellano.

En fin, lo de Caprabo a nivel de maquetación no tiene nombre. Cajas de formulario desplazadas por aquí y por allí, tamaño de fuente mínimo, botones de acción sin personalizar y campos de formulario que sobran, pasos intermedios donde intentan colocarme la Tarjeta Caprabo… en fin, un drama.

Me gustaría remarcar que, cuando un cliente hace una primera compra, no hace falta pedirle hasta la talla de calzoncillos.
Regla basiquísima de parvulitos de márketing: hay que ir conociendo al cliente poco a poco, no pedirle todos los datos, cuántos hijos tiene y si se casó por la iglesia en el primer pedido.

Eroski

Eroski, como siempre, mejora un poco la media. Aunque tenemos que pasar por 25 campos de formulario y 5 pantallas. Me piden la tarjeta de Travel Club, si me pueden enviar publicidad al mail, a casa, al teléfono llamándome y por SMS. ¡Por Dios! Es un formulario de registro para comprar en el súper, ¡dejadme en paz!

Otro tema que patina y mucho es el carrito de la compra, cuyo botón “Pagar” queda abajo del todo. El carrito te va siguiendo cuando scrollas la página para abajo, de manera que el botón se va desplazando y cada vez que intentas clicarlo después de hacer scroll queda fuera del alcance de tu mouse. ¡Gran test el que han hecho!

Y en la página final tengo 3 columnas (¡columnas!) donde aparecen las opciones de pago dentro de un desplegable (ningún logotipo de VISA que me indique qué es eso), un espacio donde poner el cupón de descuento que queda abajo del todo de la página y no se vé y, lo mejor, un espacio donde me preguntan ¿cómo quieres que te enviemos el pescado? ¡Y no he comprado pescado!

TuDespensa

Por fin, llegamos a un formulario que está por pasos y que solo tiene 16 campos y 5 pantallas. Además, me ofrecen la opción de entrar con Facebook, para ahorrarme rellenar algunos de esos campos.

Las fases del pedido están perfectamente diferenciadas “Tu carro”, “Tu entrega”, “Realizar el pago”. No me pierdo y no me aburro.

Aún así, la información que me ponen en el carrito de la compra es demasiada. Demasiado icono, demasiados datos (los míos no me interesan, solo quiero los del pedido).

Ulabox

Ulabox, como siempre, genial. Tan genial que puedo resumir el proceso de compra en: funciona.
15 opciones máximas a rellenar y solo 4 pasos. Me ofrecen la posibilidad de entrar con mi Facebook para ahorrarme pasos y me queda clarísimo que tengo que seguir los pasos 1: Tus productos / 2: Envío / 3: Pago.

El carrito de la compra es de los mejores que he visto en eCommerces. Poco más puedo decir.

Comparativa