Inicio > Blog > Empezando en ecommerce: ¿comprar stock o no?

Empezando en ecommerce: ¿comprar stock o no?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 promedio de votos: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Uno de los problemas (de los tantos) que se encuentra toda persona que abre un ecommerce es el del stock: ¿compro o no compro?

¿Qué posibilidades tenemos cuando comenzamos una tienda online? Básicamente 4:

  • Tú fabricas el producto: fabricas y tienes el stock
  • Lo compras a un fabricante: dependes del fabricante. Tienes stock
  • Lo compras a un distribuidor: dependes del fabricante que le vende al distribuidor. Dependes del distribuidor. Tienes stock
  • Haces dropshipping: dependes del dropshipper (a veces fabricante, a veces distribuidor). No tienes stock.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes? Voy a intentar resumirlos

Caso 1: tú fabricas el producto

Pros:

Si fabricas el producto tienes mucho de ganado. ¿Por qué? Porque es tuyo, tu controlas la fabricación, los materiales con los que se hace el producto, su venta y su precio, por lo que tienes el control tanto desde el punto de partida como hasta el canal de distribución.

Tú decides si eso lo vendes tú o lo vendes a terceros que lo distribuirán. Hasta ahí, todo parecen ventajas.

Contras:

Pero, ¿qué producto tienes? Si no es innovador, si no soluciona un problema, si la calidad es una mierda… no sirve. Un buen producto se vende solo. Un mal producto se coloca una vez, pero ninguna más.

Si tu producto es nuevo, ¿tiene demanda? No, a lo mejor la gente no sabe ni que existe. O no saben que necesitan eso. Por lo que tienes que invertir una pasta en comunicación. Y esa inversión es cara de cojones.

Caso 2/3: compras al fabricante / distribuidor

Pros:

No es un mal caso. Si le compras al fabricante, dependes de él y ya está. Si le compras al distribuidor, no tienes contacto con el fabricante y dependes de un intermediario.

Si el fabricante presiona al intermediario y el intermediario a ti, recibes por parte doble. En el caso de hablar directamente con el fabricante, podéis presionaros el uno al otro: “véndeme más”, “vale, pero tú bájame los precios”.

Contras:

El problema principal de comprarle a un fabricante es el “contrato” que crea. El fabricante te obliga a comprar unas cantidades determinadas (un pastizal, en resumen), a rotar una cierta cantidad de stock al año (o si no, no cobras los rappels y/o te cobran el producto más caro). Con un distribuidor, no tienes ese problema. Eres uno más, no hay contratos tan estrictos (a veces no hay ni contratos) y, si la cosa pifia, no palmas dinero en rappels. Un distribuidor te obliga a comprar una cantidad mínima (aunque no siempre) pero esa cantidad será muy menor a la de un fabricante.

Otro punto malo es que no sabes qué productos se venden más o menos, por lo que es posible que stockes productos que no venderás y que, con el tiempo y el dinero gastado, te hagas solo con ese “catálogo ganador”.

Caso 4:haces dropshipping

Pros:

El dropshipping es como el/la amante o el polvo de una noche: a la que te cansas, te pillas un taxi y te vas. A mí no me gusta el modelo de dropshipping. Considero que ha petado muchos sectores y que hace que cualquiera pueda ponerse a vender un producto con todo lo bueno y malo que eso implica. Lo bueno, hay más oferta. Lo malo, peña vendiendo cosas que no saben ni lo que son, que no saben asesorarte y bajando los precios a tope porque, total, no tienen ni stock ni compromisos con nadie.

¿Para qué es ideal el dropshipping? Para evaluar productos. Te pones a vender unos meses haciendo dropshipping y, a la que ves si tira o no el catálogo de productos, te retiras o empiezas a comprar stock. Además, puedes operar tu negocio desde donde quieras. Si no tienes almacén, ¿qué mas te da? Te la pela enviarle los correos al dropshipper diciendo que tiene que enviar X paquete a tu cliente desde tu casa o desde la playa.

Contras:

La parte mala es que no controlas el producto ni el envío y te conviertes en un afiliado del dropshipper. Eso sin tener en cuenta que, si no tienes ni idea de lo que vendes, eres tú el que responde ante el cliente y, si el paquete llega mal o tarde, también.

Puntos en común

Pros y contras del almacén y stock

Tanto en los casos 1, 2 y 3, tenemos otro problema añadido: para guardar el stock necesito un almacén.
Si soy el fabricante, puedo fabricar on-demand. Si me compran fabrico y si no me compran, no.

En el caso de comprar a fabricante o distribuidor hay varias opciones. Para ambas necesito un almacén, con los gastos que esto conlleva.

  • Si vendo todo el stock, perfecto.
  • Si no lo vendo, puedo devolverlo (esto puedes hacerlo con un fabricante), pero eso me penalizará, no habré movido el stock que tocaba y no cobraré rappels.
  • Si no lo vendo y son productos perecederos (por ej. comida que caduca), me lo como con patatas. Dinero tirado a la puta basura.
  • Si no lo vendo y son productos perecederos pero el fabricante no me permite devolverlos (o el distribuidor que, en su mayoría,no te deja), también me los como con patatas, a menos que consiga quitármelos de encima con acciones tipo: outlet, día sin IVA, día de descuentos brutales, vender a precio de coste, etc.

Pros y contras en los márgenes

En los casos 1, 2 y 3, suelo tener buenos márgenes. Desde luego, si soy el fabricante, tengo un margen de la hostia. Concretamente el que yo especifique: “si esto me cuesta 5€ fabricarlo, lo venderé a 25€”

Como retailer que compra a fabricante y/o a distribuidor, también suelo tener buenos márgenes. Todo depende de cómo los negocies y del mercado, del precio final que pongas y de la competencia. Hay productos que se venden con márgenes del 4% o 7% (sector electrodomésticos, un drama) y otros donde puedes ganar márgenes del 20%, 30%, 50%… Durante un tiempo, las tiendas de cigarrillos electrónicos salían como champiñones. Modas a parte, el margen de venta de esos productos rondaba el 50/70%, ¿quién no quería venderlos? Pero salieron más tiendas que demanda había (no hay tanta gente que fuma) y ahora se han ido casi todas la mierda.

¿Qué márgenes tengo con el dropshipping? Bajos, hijo mío, bajos. Considera este escenario: has montado tu tienda en 2 días sin tener stock, ¿cuánta gente crees que ha hecho lo mismo? Pues esos son tus competidores, así de entrada. Ahora, a pelearos por ver quién baja más el precio. Sí. Bienvenido al dropshipping.

Y, ahora, con los datos sobre la mesa y como diría Eskorbuto: de ti depende, tú eliges

Publicado en E-commerce
Comentarios

2 comentarios para "Empezando en ecommerce: ¿comprar stock o no?"

  • El 22.12.2014 , David ha comentado:

    Muy buena tu comparación, pero creo que podrías añadir los tiempos de servicio. ¿Crees que son muy determinantes?

    En la opción 1 si el fabricante no tiene stock, no va a poder servirlo en poco tiempo ya que tiene que fabricarlo. La opción 2 es buena porque puedes servirlo rápido, pero mantener un alto nivel de stock también puede tener un precio muy alto. Y la opción 3, dependes mucho de si el fabricante tiene stock o no. Y no lo controlas, con lo que el servicio es peor…

    ¿Cual es tu opinión Jordi? Un saludo y Feliz Navidad.

    • El 23.12.2014 , jordiob ha comentado:

      Ciertamente David! gracias por el aporte 🙂

Deja tu comentario

Acepto expresamente la política de privacidad de jordiob.com