Inicio > Blog ecommerce > Este emprendedor montó una tienda online, lo que pasó a continuación te sorprenderá

Este emprendedor montó una tienda online, lo que pasó a continuación te sorprenderá

Los años de experiencia y las burradas que te vas encontrando hacen que uno llegue a odiar muy fuerte la palabra “emprendedor”. De casos de éxito están llenos los periódicos, pero de la realidad del fracaso por la falta de experiencia (o de mercado), no. Y eso es jodido.

Ya he comentado varias veces que esa trampa en la que nos sumergen algunos medios es mortal. “Monta un negocio y te harás rico, mira cómo lo hicieron los de Hawkers, que facturan 40M“. Macho, de Hawkers no hay tantos.
Y no porque Hawkers tenga éxito tú y los otros 5.000 tíos que vienen detrás con la misma idea de montar una tienda de gafas de sol vais a facturar una millonada. Eso es muy importante y se suele pasar por alto. No, tampoco si le pones esa tipografía de Mr. Wonderful que usa el 99% de las marcas. Que no. Que no vas a vender 1,6M de gafas en un año.

Mentiras en los medios

Macho, a mí estas cosas es que me ponen enfermo. Esos casos de éxito que te venden en todos lados. No puede ser. Estáis engañando a la gente y eso no es bien. Y lo digo así de claro porque ninguna de las personas a las que he visto estos años palmando pasta, perdiendo los ahorros de toda la vida o arruinándose van a llamar a un periódico o a una tele diciéndoles: “cabrones, me hicisteis creer que vender en Internet era facilísimo y aquí el único que ha ganado dinero es el que me hizo la web y Google Adwords”.

Me pone especialmente nervioso, porque me he encontrado con casos tanto de gente que no tenía una tienda online y quería montar una porque todo el mundo vendía cosas de sexshop, cigarrillos electrónicos, suplementos deportivos, gafas de sol, cartuchos de tinta, repuestos para móvil o camisetas frikis o incluso gente que ya tenía una tienda online y se había puesto objetivos de “este año facturaré 2 millones de euros” porque veían que el ecommerce estaba creciendo. Y el año anterior habían facturado 100.000 euros. En fin, que las he visto de todos colores y me mata este tema.

También los hay que no necesitan demasiado para animarse y pensarse que se harán ricos. Son esos casos de gente que dice que su competencia es Amazon. “El Prime Day o el Black Friday ha hecho que Amazon venda millones, pues yo igual”. No tengamos en cuenta para nada que Amazon llevaba años perdiendo dinero o que tienen unas inversiones de dinero detrás que ese “emprendedor” no podría pagar ni aunque trabajara 4 siglos a jornada completa. Vamos ahí, que el mundo es muy grande y en Internet te puede comprar uno de Cantalejo y uno de Queensland, así que seguro que hago negocio.

No hace falta remitirse a Amazon. Que hay gente que ve un anuncio de MediaMarkt en la televisión y ya piensa que puede montar una tienda así para vender “cosillas de electrónica” y donde mis promociones sean tipo “día sin IVA”.

Lo que le pasó a este emprendedor

Pues lo que le pasó es muy fácil, que perdió dinero. Perder dinero es muy fácil y más si no te dejas aconsejar. Durante estos años, le he tumbado ideas de tiendas online a gente porque no se había molestado en hacer un simple estudio de mercado sencillísimo. Para resumir y no alargarme demasiado, sería algo tan sencillo como echarle un vistazo a potenciales competidores en aspectos como:

  • Precios
  • Gastos de envío
  • Catálogo
  • Marcas que distribuyen
  • Exclusividad de distribución
  • Códigos de descuento y promociones que utilizan
  • Captación de tráfico e inversión estimada de dicha captación (para ver si puedes llegar ahí)
  • Adaptación del site a los diferentes dispositivos
  • Etc

Es decir, determinar si la barrera de entrada está aquí o allí para saber si podemos competir contra ellos o si tenemos que buscar otro sector o producto. Amigos, es tan fácil como eso (o como contratar a alguien como yo para que os haga un estudio más avanzado). Pero, sin eso, no os planteéis abrir una tienda online, por favor, por muchas noticias y casos de éxito que leáis.