Inicio > Blog ecommerce > Google Product Reviews Update: no, no se están quietecitos

Google Product Reviews Update: no, no se están quietecitos

En verano hay cosas que se repiten cada año: el posado de Ana Obregón, la salmonelosis y los updates de Google como este Product Reviews Update. Hemos aprendido a vivir con ello.

No es que nos alegremos cuando ocurren, pero sabemos que va a pasar nos pongamos como nos pongamos. Así que mejor vamos a ver de qué va esto, a quién afecta y qué se puede hacer (hablo del update de Google, obviamente).

¿Qué es el Google Product Reviews Update?

Su nombre ya nos da muchas pistas. Efectivamente: se trata de una actualización del algoritmo que afecta a los sitios que tienen reviews o análisis de producto.

Por mucho que nos quejemos de Google, todos hemos visto páginas que tienen análisis que dan pena. Están puestos para rellenar y porque queda bonito poner estrellitas amarillas, pero aportar… no aportan nada.

Pues esta es la gente que debería preocuparse (en principio). El GPRU no penaliza como cuando te pilla por banda un pingüino o un panda, pero lo que sí hace es potenciar a los competidores que están haciendo las cosas mejor y tienen una mejor reputación. A efectos prácticos el resultado es el mismo que en un Core Update: pierdes posiciones que tenías ganadas, pero no hay una acción manual ni algorítmica contra tu sitio.

Ya sabes: relevancia y autoridad, que es el mantra de esta gente desde hace muchos años.

¿Cuándo se ha lanzado este update de Google?

En realidad, lleva meses coleando. La primera fase salió a la luz en abril de 2021; en marzo de 2022 –casi un año después– volvió a visitarnos. Pues precisamente hoy, a finales del mes de julio de 2022, desayunamos con una nueva comunicación de Google. En ella nos comunica que se está desplegando una tercera versión del Products Reviews Update.

No es que sea el Armagedón, pero fastidia lo suyo a algunas personas. Ahora veremos a quiénes.

¿Qué hago si me afecta?

Bueno, como te decía, los que van a salir perdiendo son aquellos que tengan reviews demasiado livianas o superficiales. Resúmenes de características básicas hechos para rellenar URLs en el índice.

Por lo tanto, si sospechas que has sido impactado por Google Product Reviews, vas a tener que trabajar ese aspecto en base a una serie de guidelines del buscador:

  • Añade contenido que acredite que la review es de verdad, que la has hecho tú con tus manitas y no has copiado las opiniones de algún lugar. ¿Cómo? Pues puedes poner fotos, vídeo o un audio, ahora que los podcasts lo petan tanto. Los links a otras páginas que refrenden tu conocimiento también son apreciados.
  • Hablando de enlaces: no pongas uno solo para comprar el producto analizado, eso puede oler un poco a publicidad más o menos encubierta. A los de Google no les gusta porque lo interpretan como una manipulación, los muy malpensados.
  • Céntrate en las ventajas e inconvenientes, esto es algo que quieren saber los usuarios y potenciales clientes. Una buena lista de pros y contras siempre es visual y rápida de consultar.
  • No escatimes en detalles de la parte subjetiva. Te recuerdo que lo que nos interesa son las opiniones, no exclusivamente los datos técnicos; eso queda, en principio, para el fabricante (aunque se pueden incorporar con un poco de criterio).
  • Compara este producto con otros similares o con las versiones previas de sí mismo (cuando existan). En este último supuesto, es importante que resaltes aquellas características que han cambiado entre versiones.
  • Si haces clasificaciones o rankings de producto, tipo “Los 10 mejores patinetes eléctricos”, aporta todos los datos y mediciones que demuestran un criterio objetivo –incluso con fotografías y vídeos– en el que te has apoyado para elegir uno por encima del otro. Por cierto: no uséis patinetes a lo loco que son lo peor.
  • En el caso de hacer una review que afecte a varios productos analizados en conjunto, no hagas también una por cada uno de ellos. Esto solo tiene sentido en el caso de dedicarles un análisis muy en profundidad y que no redunde excesivamente en lo que ya has comentado.

Como ves, es un update bastante específico, con lo que no debería afectar a una gran cantidad de páginas. Incluso puede que sea un alivio para muchos SEOs que veían el tiempo revuelto en las SERPs a lo largo de los últimos días, y se estaban temiendo otra cosa peor.

Lo “bueno” es que con esta gente nunca sabe uno cuando van a liarla otra vez. A algunos nos entran sudores fríos cuando nos acordamos del Medical Update de agosto de 2018, que nos amargó las vacaciones.

A ver si nos dejan tener el verano en paz.