Amazon y su expansión infinita a cualquier rincón del planeta

El siguiente post está escrito por Alba Castellet, CEO y fundadora de Década Estudio. Os animamos a leerlo con calma y detenimiento porque vais a sacar un montón de conclusiones interesantes sobre Amazon.

Independientemente del idioma que hables y el lugar del mundo en el que estés, el proceso siempre es el mismo: haces clic en el producto, lo añades al carrito, realizas el pago y, en algunas ocasiones, en el mismo día lo recibes en tu casa. Así es Amazon, solo necesitas una conexión a internet y acceso a la plataforma. De cara al usuario, el proceso es tremendamente sencillo pero, por detrás del mismo, hay toda una serie de elementos logísticos y estratégicos en los que el rey de los marketplaces trabaja cada día.

¿El objetivo? Que los paquetes lleguen a cualquier lugar del mundo en el menor tiempo posible.

Especialmente tras más de un año de crecimiento sin precedentes del ecommerce debido al contexto sanitario, no es de extrañar que Amazon esté poniendo todos sus esfuerzos en expandir sus fronteras y mejorar su red logística. Recientemente nos encontrábamos con la noticia de que Amazon daba un paso más en el mercado de Oriente Medio abriendo las puertas de Amazon Egipto. Pero, vamos por partes, ¿cuáles han sido los movimientos más destacados en términos de expansión del marketplace?

Ya quedan muy atrás en el tiempo los días en que la compañía de Jeff Bezos solo operaba en Estados Unidos y era conocida como una librería online. En el último trimestre de 2020, las ventas del marketplace internacional de Amazon registraban un crecimiento de un 57% con respecto al mismo período del año pasado, lo cual supone casi 31.000 millones de euros. Este ha sido el mayor incremento trimestral desde que Amazon empezó a detallar las ventas que se producían fuera de EEUU allá por el 2015.

Los primeros pasos de la expansión del imperio de Amazon en el mercado internacional se remontan a tres años más tarde de su lanzamiento en EEUU en 1995, cuando llegó a Reino Unido y Alemania. En el año 2000 continuó en Francia y, no fue hasta una década después cuando llegó a Italia. Un año más tarde, en 2011, el sitio de comercio electrónico se puso en marcha en España. El caso de los Países Bajos fue distinto, ya que llegó al país holandés en 2014 vendiendo únicamente libros electrónicos y su lector electrónico Kindle y no fue hasta 2020 cuando empezó a trabajar vendiendo productos físicos.

Ese mismo año, Amazon aterriza en Suecia. Curiosamente, fueron muy pocas las empresas suecas que se unieron al mercado, pero más de cuarenta mil vendedores en todo el mundo estaban presentes en este lanzamiento. Muchos de los productos de Amazon Suecia provienen de listados traducidos automáticamente en otros mercados de Amazon, lo que le permitió tener un amplio catálogo desde el primer día.

Esta es precisamente una de las claves de la expansión de Amazon en Europa: miles de vendedores externos que ofrecen una amplia variedad de productos combinados con listings traducidos automáticamente por la plataforma y la enorme red logística. Así llegó Amazon a Polonia en marzo de 2021. Este país ya contaba con varios centros logísticos que se crearon allí desde 2014, por lo que el lanzamiento aprovechó la infraestructura ya existente de Amazon. Algo similar ha ocurrido con Amazon Turquía, cuando hace solo unas semanas, los vendedores del marketplace se encontraban con un email en sus bandejas de entrada anunciando que, a no ser que lo anularan manualmente, sus listings se traducirían y se sincronizarían con el marketplace turco, pasando a estar disponibles para los usuarios del país.

Sin prisa pero sin pausa, la red de distribución de Amazon en Europa ha llegado a consolidarse hasta tal punto que los clientes reciben sus paquetes en la mayor parte del continente en dos días. Sumado a esto, los miles de vendedores de la plataforma pueden habilitar cualquier mercado nuevo con un solo clic y aprovechar su cadena de suministro. De hecho, es importante destacar que recientemente se ha habilitado la modalidad del programa Paneruopeo a los Países Bajos, Suecia y Polonia, estando así presente en todos los países de Europa.

De forma paralela a la expansión de Amazon en Europa, el marketplace también se iba haciendo hueco de forma estratégica en el mercado de Oriente Medio, donde encontró su aliado perfecto en SOUQ.com, la plataforma de comercio electrónico más grande del mundo árabe que adquirió en 2017 por una cuantiosa cifra. Un par de años más tarde, este sitio web en Emiratos Árabes Unidos, pasó a llamarse Amazon.ae y, en 2020, el SOUQ.com de Arabia Saudí se convirtió en Amazon.sa. En 2021, el marketplace volvió a dar un paso adelante y anunció que realizaría el mismo movimiento con el sitio egipcio y, efectivamente, a raíz de esto nace Amazon.eg.

¿El secreto de esta expansión?

Una estrategia sólida fruto de un análisis y conocimiento de mercado y de un proceso de adaptación de la marca al mercado y viceversa.

Ya sabemos en qué países opera Amazon pero, ¿cómo se sustenta el tráfico infinito de paquetes de un lado a otro? La columna vertebral del marketplace es su logística y es que Amazon cuenta con más de 175 centros logísticos y más de 13 millones de metros cuadrados donde se gestiona de principio a fin todo el proceso logístico: desde la llegada del inventario de los vendedores hasta el envío directo a los clientes.

Estos almacenes, que suman más de 250.000 empleados en total en todo el mundo, se reparten entre Norteamérica y Europa, con más de 110 y de 40 centros respectivamente. En el caso concreto de España, donde el marketplace está acelerando su expansión a un ritmo vertiginoso, la red logística prevé superar los 15.000 empleados fijos a finales de 2021, duplicando su plantilla fija en nuestro país en dos años. No solo apuesta por la apertura de almacenes en diferentes puntos de España, si no también por aumentar su presencia física en cuanto a oficinas corporativas. En 2016, Amazon escogió Madrid para instalar su centro de desarrollo en el sur de Europa y, desde entonces, más de 100 ingenieros trabajan en el centro de desarrollo con el objetivo de desarrollar nuevas funcionalidades y servicios para las diferentes webs europeas del marketplace.

Amazon, a día de hoy, parece imparable. Su conquista continua y constante a lo largo de todo el planeta está medida al milímetro, llevando una estrategia u otra en función del país elegido. Las claves de esta expansión: el conocimiento del mercado pero también de su propia estructura. Los elementos logísticos del marketplace son su mayor valor, incluyendo el humano. Tanto es así, que hace unos días nos despertábamos con la noticia de que Amazon pagará los estudios, incluidos los universitarios, a 750.000 de sus empleados en Estados Unidos. La cantidad que Amazon va a invertir en esta acción es ni más ni menos que de 1.200 millones de dólares, entre 2022 y 2025. El único requisito es llevar un mínimo de tres meses contratado por la empresa. Este hecho coincide con un incremento de la plantilla de hasta 400.000 nuevos trabajadores debido principalmente al auge del comercio electrónico motivado por la pandemia, convirtiendo así a Amazon en el segundo mayor empleador de EEUU, únicamente por detrás de los supermercados Walmart. ¿El objetivo? Motivar y retener a sus empleados menos cualificados, además de atraer nuevas contrataciones.

Los límites de Amazon son difusos y se expanden a cada minuto. Ya hemos visto cuál ha sido su expansión en los últimos años, ¿dónde estaremos dentro de una década?

Acerca del autor

Miguel Nicolás O'Shea
CEO y Redactor en