Emailing: 7 consejos para mejorar la tasa de apertura

Puedes realizar las mejores campañas de mailing del mundo, pero si tus contactos no abren sus emails, todo el trabajo duro no servirá para nada y tus beneficios serán menores.

Por lo tanto, para comunicar a tus destinatarios  tus mensajes y conseguir que actúen, es imprescindible que hagan clic en tus emails. Hay una serie de factores que pueden aumentar las tasas de apertura, despertar la curiosidad, intrigar y crear el deseo de abrir.

Pero antes de saber qué hacer, es necesario conocer algunos conceptos que te ayudarán a entender mejor lo que es la tasa de apertura.

La tasa de apertura: ¿qué es?

La tasa de apertura es el porcentaje de destinatarios que abren la campaña sobre el número de emails entregados. Más concretamente, es igual a Tasa de apertura = (número de emails abiertos / número de emails  entregados) x 100.

Cuando es alto, significa que tus contactos están interesados en tu campaña. Se interesan por lo que ofreces y deciden abrir tu email para ver el contenido. La tasa de apertura es un dato crucial para calcular la eficacia de tus envíos y juzgar tu rendimiento.

7 Tips para aumentar tu tasa de apertura  

#1 – Evita el spam utilizando un software profesional

Debes evitar a toda costa llegar a la bandeja de correo de no deseado de tus destinatarios. Esto puede parecer obvio al principio, pero merece la pena insistir en ello. Pocas personas deciden ir a su carpeta de spam y abrir los emails que se consideran sospechosos. Tu tasa de apertura, así como la eficacia general de tu campaña, se vería gravemente afectada si tus newsletters  llegaran allí inadvertidamente.

Para optimizar la entregabilidad de tus envíos, utiliza un servicio de email marketing confiable y especializado en esta área. Esto te dará la mejor oportunidad de llegar a los buzones de tus destinatarios y hacer que tus envíos sean un éxito. 

#2 – Presta atención al remitente

El nombre del remitente

Para ser inmediatamente identificable, para inspirar confianza, para establecer y mantener vínculos sólidos con tu público, debes ir directamente al grano y realizar sistemáticamente tus campañas con el nombre de tu empresa. De este modo, tus contactos sabrán inmediatamente de quién se trata y te reconocerán cada vez que lo envíes. Esto es ideal porque estamos más tentados a abrir un email cuando conocemos al remitente y el 54% de las personas abren un email si confían en el remitente.

Además, para humanizar tu empresa, puedes añadir a tu marca el nombre de pila de la persona que desarrolla las campañas o de la persona que suele estar en contacto con los clientes. Esto hace que tu marca sea más accesible, más humana y más amigable.

La dirección del remitente

En cuanto a la dirección del remitente, es mejor evitar todos los excesos de «noreply» y, en su lugar, personalizar el nombre de tu dominio con el nombre de tu empresa.

Por un lado, las direcciones «noreply» despiertan la desconfianza de tus destinatarios porque se consideran técnicas de spam y scam. Por otro lado, crea distancia entre tu empresa y tus contactos, que no pueden responder e interactuar contigo. Hay que fomentar la interacción para construir una relación sólida con el cliente. Sin embargo, al utilizar «noreply», se hace lo contrario. Te vuelves impersonal, inaccesible y frío y tu imagen de marca puede verse perjudicada.

Por el contrario, al personalizar tu dirección de email con el nombre de tu empresa, permite que tus destinatarios te reconozcan y limita el riesgo de que tu email sea confundido con spam.

#3 – La línea de asunto: la puerta de entrada a un email

Para animar a tus lectores a abrir tu campaña, la línea de asunto es la mejor forma. Tu tasa de apertura puede aumentar considerablemente gracias a ella. De hecho, el 59% de las personas abren un email si el asunto es relevante. Por lo tanto, debe hacer que la gente quiera hacer clic para abrir el email y despertar la curiosidad de tus lectores para que continúen leyendo.

Utiliza palabras impactantes e importantes al principio para captar rápidamente la atención de tus contactos. Sé misterioso (pero no vago con tus ideas), crea deseo y genera una sensación de urgencia. El asunto debe ser trabajado, no dudes en escribir una decena de ellos antes de hacer tu elección final. No obstante, también hay que conseguir ser conciso, ya que el asunto del email no debe ser ni demasiado largo ni demasiado corto. De 30 a 50 caracteres como máximo, de lo contrario se corre el riesgo de que no se muestre en su totalidad en la vista previa de la bandeja de entrada.

Además, tus destinatarios reciben regularmente numerosas campañas de email de diferentes marcas, por lo que debes conseguir destacar entre la multitud, llamar la atención de tus contactos y hacerte claramente visible para ellos.

#4 – Recurso desaprovechado: ¡el pre-header!

En tu bandeja de entrada, debajo o al lado de tu línea de asunto puedes ver una frase corta, este es el pre-header. Este texto es visible en la vista previa de la bandeja de entrada de tus destinatarios, pero no aparecerá en el cuerpo de tu campaña de mailing. Cuando es relevante, puede aumentar tu tasa de apertura.

Sin embargo, sigue siendo descuidada por muchas empresas que sólo la utilizan en dos casos: para repetir el asunto o para no establecer un pre-header, en cuyo caso se muestra por defecto la primera línea del cuerpo del email en lugar del pre-header (en este caso, suele ser el famoso «Si este mensaje no se visualiza correctamente, siga este enlace»).

Intenta  incluir en tu pre-header información complementaria a tu línea de asunto, contenido valioso que capte la atención y despierte la curiosidad. Coloca explícitamente tu producto, oferta, servicio, incluye emoticonos o verbos de acción que creen una sensación de urgencia.

La mayoría de las soluciones profesionales de envío de emails te permiten configurar este pre-header rellenando un campo específico en la cabecera de tu campaña de mailing. Así que no pierdas esta oportunidad. Complete la línea de asunto de tu email con un texto llamativo. El pre-header tiene mucho potencial y puede ayudar a decidir si se abre una campaña o no.

#5 – Segmenta tu lista de datos

Analizando el comportamiento de tus clientes y prospectos, puedes saber más sobre ellos, sus hábitos, deseos, necesidades, problemas, y luego enviarles campañas específicas. De este modo, puede llegar a ellos personalmente y ser más eficaz. De hecho, es más probable que abran sus campañas si se trata de un tema que les interesa o de un contenido que se corresponde con lo que buscan o quieren saber.

Se implican y se involucran más en la lectura de sus campañas de email y se sienten comprendidos, valorados y escuchados. Mantienes la relación con el cliente y fidelizas a su público.

#6 – Haz algunas pruebas

Para aumentar tu tasa de apertura, el truco es probar tu campaña de mailing antes de enviarla a tu base de datos. Mediante las pruebas, puedes comprobar la capacidad de entrega de tus envíos, asegurándote de que tu línea de asunto no es demasiado larga o corta que tu pre- header es visible y legible.

Además, para aumentar el número de aperturas, utiliza la técnica de las pruebas A/B. Consiste en enviar varias versiones de la misma campaña de email a dos muestras de tu lista. Puedes modificar tu asunto (cambiar el título, insertar un emoticono o no…), tu pre-header, tu nombre o la dirección del remitente, depende de ti lo que quieras comparar.

A continuación, analice el rendimiento de ambas muestras y envíe la versión con la mejor tasa de apertura a todos tus contactos restantes. Esto te permite entregar sólo los emails con las tasas de apertura más altas, entender lo que funciona y, por lo tanto, mejorar continuamente tus campañas de  email.

#7 – Enviar en el momento adecuado

 Los días y las horas de envío afectan al rendimiento de tus campañas de mailing. Cuando envías en el momento adecuado, es decir, cuando tus contactos están receptivos a recibir e interactuar con los emails en su bandeja de entrada, tus tasas de apertura aumentan considerablemente. Los mejores momentos y días dependen de tu negocio y de tu público objetivo (¿BtoB o B toC?), depende de ti probar, experimentar y analizar lo que funciona mejor para su negocio.

Además, si no quieres romperte la cabeza, puedes utilizar el envío predictivo. Algunas soluciones email marketing como Mailify disponen de un algoritmo que observa y estudia el momento adecuado para entregar los correos electrónicos a cada destinatario, basándose en sus hábitos y comportamientos anteriores.

Ahora que conoces todos nuestros consejos y trucos, ¡tu tasa de apertura aumentará significativamente! Cada uno de estos consejos es un arma poderosa para aumentar su eficacia y llegar al mayor número posible de destinatarios. Todo lo que tienes que hacer ahora es tomar la iniciativa, probar y experimentar hasta que encuentres lo que mejor funciona para ti y tu negocio.

Acerca del autor

Miguel Nicolás O'Shea
CEO y Redactor en