¿Estás invirtiendo en packaging para tu eCommerce lo que deberías?

Es cierto que en este blog hablamos, en general, de herramientas para eCommerce pero no es menos cierto que nos interesa todo lo que tiene que ver con el comercio electrónico y su rentabilidad.

Al hilo de una conversación con uno de nuestros anunciantes de herramientas para logística, nos ha surgido una reflexión que tiene que ver con el packaging para eCommerce y nos ha parecido interesante trasladarla a un post para ver cuál es vuestra opinión.

¿Se invierte lo necesario en packaging para eCommerce?

Fíjate que hemos utilizado el verbo «invertir» y lo hemos hecho de manera absolutamente intencionada. El gasto que hagas en cajas, protecciones y embalajes es, en realidad, una inversión antes que un gasto como tal y te lo vamos a demostrar. Cuando acabes de leer este artículo vas a ir corriendo a buscar una proveedor y, para ahorrarte tiempo ya te vamos recomendando cajacartonembalaje.com, todo tipo de embalajes y cajas para negocios que cumple con los parámetros necesarios con creces. Pero lee el artículo antes ¿eh?, que es interesante.

Hay varias razones por las que deberías replantearte si estás trabajando con el proveedor o la calidad adecuada y, todas ellas, tienen relación más que directa con la rentabilidad y la experiencia de compra (dos pilares sobre los que se apoya el éxito del eCommerce)

#1 ¿Tienes un alto índice de roturas?

Si la respuesta es afirmativa… o no estás invirtiendo lo que debes en packaging o tu empresa de transporte tiene la culpa. Una vez descartado que sea cosa de los mensajeros, la reflexión te debería llevar a otra nueva pregunta.

Es más que posible que tus cajas no sean de la calidad necesaria y, por ahorrar un cierto porcentaje al año, a la larga estés incurriendo en costes de logística inversa, devoluciones, productos que hay que reacondicionar (o en muchos casos), deshechar. Pero tampoco olvides el desgaste que tiene para tu marca y su reputación el mandar un producto que no llega en condiciones óptimas.

Otras veces no es tanto una cuestión de calidad como de mal asesoramiento. Ten en cuenta que puedes estar comprando unas cajas de un cartón ondulado de cuatro caras, tope de gama, pero son demasiado grandes para tu producto. Habla con los profesionales y coméntaselo, ellos podrán decirte qué tamaño es el adecuado y cómo compactarlo para que se genere la cámara de aire necesaria en el interior. Incluso puedes valorar comprar cajas realizadas a medida que verás cómo son más asequibles de lo que muchos piensan.

#2 ¿Pagas demasiado por tus envíos?

Sí, la elección del packaging también influye en lo que llegas a pagar por tus envíos. Como comentábamos en el punto anterior una mala elección en los tamaños de tus cajas de cartón supone pagar por un espacio que no se está utilizando.

Acertar con las dimensiones perfectas para cada producto se traduce en menos espacio utilizado en el almacén y en los camiones. Por lo tanto vas a pagar también menos porque ocuparás menos metros cúbicos, matemáticas básicas ¿verdad?

Por cierto: «invertir lo necesario» no quiere decir invertir más. También se da con relativa frecuencia el caso de empresas que piensan que comprando lo más caro en embalaje se es más eficiente y está claro que no es así como estamos demostrando.

#3 ¿Eres sostenible medioambientalmente?

Esta es una pregunta que todos los negocios deberíamos hacernos. Igual que a nivel individual y personal nos preocupamos de reciclar y reutilizar o estamos directamente pendientes de dejar la menor huella ambiental posible, cuando somos responsables de una empresa tenemos que ir mucho más allá en esa  concienciación.

¿Qué recomendamos en este caso? pues que en la medida de lo posible optes por materiales como el cartón y los derivados de la celulosa. Son resistentes, fáciles de personalizar, se pueden utilizar una y otra vez y, por si fuera poco, son biodegradables y compostables. Esto quiere decir que no van a perdurar en el tiempo en nuestro planeta y se degradarán por sí mismos.

#4 ¿Estás  causando una buena impresión a tu cliente?

Evidentemente la función principal del embalaje es ofrecer protección al producto, pero no te olvides de otra casi igual de importante: causar una buena impresión al cliente. Un buen packaging pone en valor lo que hay en su interior y refuerza la idea de la calidad. Es un poco radical, pero un mal embalaje, de alguna forma transmite la idea de un mal producto

#5 ¿Estás personalizando tus envíos?

Una de las cosas que más nos gustan de utilizar el cartón como packaging es lo extremadamente personalizable que resulta. Puedes irte a un acabado de imprenta y, desde luego, el resultado final será muy impactante aunque no es estrictamente necesario. Simplemente colocando algunas pegatinas o utilizando un sello de caucho directamente sobre la superficie, se consigue un efecto realmente interesante y con un aire orgánico, casi «artesanal».

¿Qué piensas después de leer este post? ¿crees que estás invirtiendo lo necesario en packaging para tu eCommerce?