La importancia de las landing pages en email marketing

El email marketing va mucho más allá del correo en sí mismo. En este post nos centramos en la landing page que sirve de destino para el tráfico captado.

No se puede obviar una de las partes más delicadas de toda acción digital o las cosas no van a ir como esperabas.

¿Qué estoy haciendo mal?

Cuando se define la estrategia de email marketing podemos caer en el error de diseñar al milímetro la experiencia, el aspecto visual de nuestro correo, crear un copy muy persuasivo, llamadas a la acción atractivas, tener las listas de correo segmentadas, seleccionar el día y la hora perfecta, crear un journey, automatizar el proceso… y aún así estar fallando estrepitosamente.

Tienes una buena tasa de apertura y CTR con lo que asumes que esto debería equivaler a tener éxito. Además sabes que tu producto es bueno, pero no vendes. Frustrado te preguntarás ¿en qué estoy fallando?

El problema es tu página de destino casi con total seguridad. La manera de revertir esa situación pasa por hablar con tu equipo de desarrollo y que preparen una para cada campaña o, lo que es más práctico, utilizar una herramienta de email marketing como Mailify que te permite crear landings y editarlas según tus necesidades.

¿Por qué es tan importante la landing en un emailing?

En realidad no hay un solo motivo, se trata de varios factores relacionados entre sí. En realidad todos tienen que ver con la experiencia del usuario o con la capacidad para interactuar de este. Desglosemos un poco esto de lo que hablamos.

#1 – Sin landing obligas a navegar

Esto es especialmente ineficaz cuando estamos vendiendo o promocionando un producto concreto de los que tenemos en nuestro eCommerce.

Lo que espera ver el usuario al hacer click es eso que le ha motivado a pinchar en el enlace. Por eso podríamos establecer una gradación de optimización en un eCommerce, sería algo así:

  • Ideal: una landing creada ad hoc para la campaña.
  • Aceptable: la ficha de producto del artículo promocionado en el correo.
  • Malo: la categoría de producto.
  • Horrible: la home page.

Si le obligamos a localizar la categoría y luego el producto… estamos alejándole de la conversión. Hay multitud de motivos por los que puede perder la motivación y puntos de fricción innecesarios en cada click de profundidad adicional.

Sin embargo, una landing de campaña que resulte directa hace que se mantenga la inercia y el impulso de compra. Simplificar siempre ayuda a vender porque hace la experiencia menos reflexiva, más emocional.

#2 – Coherencia en el mensaje

Esto está completamente en la línea de lo que hablábamos, pero no ya desde un aspecto práctico o de navegación, si no desde el prisma de la pura estrategia.

Si yo te ofrezco una bicicleta con un 15% de descuento en mi email, lo que te lleva a hacer click es evidentemente esa oferta y ese producto. ¿Qué ocurre si al acceder al enlace me lleva a una página en la que la oferta más visibles son unas gafas de bucear? Pues lógicamente que se puede llegar a frustrar la venta porque la motivación no se ve reflejada.

Esto es lo que se suele llamar mantener el rastro y es básico para conseguir el éxito en forma de conversiones.

#3 – Experiencia de marca

Supongamos que has creado una landing con un servicio externo que no está especialmente conseguido. Una página genérica que no responde al nivel de creatividad y funcionalidad que tiene el correo electrónico recibido.

Es importante que tengas en cuenta que el email genera unas expectativas que deben verse reflejadas. A nivel de marca es importante que se aprecie a simple vista un aspecto único, un branding que resulte transversal con los colores corporativos, logotipos, imágenes, tono de la comunicación…

El salto del correo a la web puede ser delicado porque si la marca se diluye o la página falla en lo más básico de la funcionalidad, la persuasión no va a funcionar. De nuevo desconcertamos al usuario que, en el peor de los supuestos, puede incluso dudar de la legitimidad de la web a la que está accediendo. La confianza es crítica en el proceso de compra.

Así que ya lo sabes: utiliza landings en tus campañas de email marketing. Es una parte más de la estrategia global y no es precisamente accesoria.

Acerca del autor

Miguel Nicolás O'Shea
CEO y Redactor en