Newsletters: una estrategia que funciona

Uno de los recursos más efectivos para muchos eCommerce desde la explosión del marketing online es, sin lugar a dudas, el email marketing. Pero ojo: para que se considere marketing como tal, deben existir una estrategia y una gran herramienta de email marketing detrás. Si no será un envío de email masivo, de acuerdo, pero su efectividad no será la misma.

En esta ocasión vamos a profundizar en uno de los formatos más utilizados; los newsletters.

¿Qué es un newsletter en email marketing?

Todos los recibimos en nuestra bandeja de correo y, si además nos dedicamos al eCommerce, es un concepto que tenemos muy claro. De todos modos merece la pena darle una vuelta al concepto.

Por definición se trata de una publicación que se envía a través de correo electrónico con una cierta periodicidad y que no tiene una vocación de venta directa.

Este último matiz es muy importante porque si se trata de una recopilación de ofertas y códigos promocionales, en realidad está fallando en la base de su razón de ser. Los newsletters o boletines venden desde el aporte de valor de la comunicación, generan autoridad, conversación con la comunidad, engagement… y todo ello asiste a la venta, al menos en última instancia.

Podemos ver cientos de ejemplos de newsletters en los que, aún existiendo una oferta, el discurso y el tono hacen que esté integrada dentro de un mensaje y una estética que cuentan una historia, ponen de relevancia los valores de la marca o van directos a exponer una solución a una necesidad que existe.

¿Qué buscamos con un newsletter?

Hay múltiples objetivos, en realidad tantos como negocios. Aún así, las características de este canal hace que sea especialmente relevante cuando lo que buscamos es:

Mantener el contacto con el cliente

El email marketing es el auténtico pionero en la generación de comunidades alrededor de una marca. Mucho antes de ver a las redes sociales congregando usuarios, el correo electrónico había demostrado su eficacia para ello.

Las listas de suscriptores de correo electrónico fueron el principio de lo que se llamó: “permission marketing”. Se trata de una vinculación en la que hay una voluntad expresa e inequívoca por parte del usuario para recibir newsletters y mails promocionales o transaccionales.

Un buen newsletter con la periodicidad adecuada ayuda a que estemos permanentemente en el imaginario del cliente cuando entre en una fase de consideración a la compra.

Dirigir tráfico a la web

Un eCommerce, como cualquier otro proyecto basado en la web, necesita visitas para conseguir cualquier objetivo de conversión.

La tasa de click que ofrece el email marketing es una de las más elevadas en cualquier canal. Precisamente por entrar directamente al correo y por venir de un remitente al que le hemos dado permiso previamente.

El uso de recursos como las llamadas a la acción en los newsletters ayudan a elevar la cantidad de visitas que pueden generarse.

Potenciar otros canales

La clave en una buena estrategia de marketing digital es crear un ecosistema en el que todos los canales aporten algo entre sí. Cuando funcionan de manera independiente corremos el riesgo de redundar mensajes.

Ya decíamos que gracias a un newsletter podemos hacer que el tráfico aumente con usuarios cualificados y así dirigirlo a páginas profundas a las que no siempre se llega mediante el SEO o que nos suponen invertir en SEM.

Además, los newsletters funcionan a la perfección junto a la estrategia de contenidos, por ejemplo, dinamizando los artículos de un blog o una sección de noticias. A diferencia de las redes sociales con los algoritmos penalizando el contenido orgánico, el email marketing te garantiza un alcance mucho más constante y, por lo tanto, un tráfico como consecuencia de la estrategia.

Aumentar la conversión

Aunque habitualmente los newsletters no son transaccionales, lo cierto es que pueden contribuir a la conversión de varias maneras diferentes:

  • Brand awareness: los newsletters ayudan a aumentar la notoriedad de la marca a ojos del cliente y mantenernos en su top of mind.
  • Autoridad de marca: los contenidos no transaccionales nos posicionan como expertos, de este modo la confianza aumenta.
  • Lead nurturing: en función de la manera en que interactúan con nuestros correos previos o con nuestro eCommerce en sí mismo -productos comprados, wishlist, ticket medio, recurrencia en la compra…- podemos personalizar los próximos correos.

Por si tenías alguna duda creo que ha quedado claro que los newsletters siguen siendo un recurso que funciona y, sinceramente, da la sensación que será así por muchos años porque se ha reinventado una y otra vez adaptándose siempre a las nuevas tendencias.

Y tú ¿Escribes un newsletter para tu tienda online? ¡Cuéntanoslo!

Acerca del autor

Miguel Nicolás O'Shea
CEO y Redactor en