Inicio > Blog ecommerce > Prime Days 2022: otra vez esa época del año

Prime Days 2022: otra vez esa época del año

Los vemos ya con cierta pereza, pero no por mirar a otro lado van a desaparecer. Ya están aquí los Prime Days 2022 plagaditos de ofertas que condicionan a todo el ecosistema del eCommerce y no solo a los vendedores de Amazon.

En 2015 a Jeff Bezos se le ocurrió la genial idea de lanzar una campaña especial con motivo del 20º aniversario de la compañía. Esta acción de 48 horas con descuentos muy agresivos y exclusivos para sus clientes Prime fue lo que el Fary y un servidor definiríamos como: “un melocotonazo”.

Como el Tito Jeff no tiene un pelo de tonto, se dio cuenta de que tenía entre manos una herramienta para atizar el mercado de manera recurrente y, de paso, hacer crecer la cantidad de suscriptores a su plataforma premium que, por aquel entonces, no estaba tan extendida como ahora. La cosa es que no hacen más que crecer y crecer en ventas, marcando un hito bestial en 2020 con unas cifras de 3,5 billones de dólares (billones americanos, conviene matizar).

¿Por qué tienen tanto impacto los Prime Days?

En realidad, y siendo estrictos, esta gente tampoco es que haya inventado la rueda con esto de los Prime Days. Las rebajas en esta época del año están más que a la orden del día y desde mucho antes de inventarse el comercio electrónico. Solamente le han puesto un nombre molón, han liado a sus miles de vendedores y han creado ofertas exprés de verdad, limitando su duración a periodos cortísimos.

Puede parecer un poco contradictorio que te diga que tampoco son para tanto y que, al mismo tiempo, diga que condicionan a todo el tinglado del comercio electrónico. Pero tiene sentido (al menos para mí).

Cuando Amazon anuncia con insistencia y muchísima antelación la fecha de sus Prime Days, lo que está haciendo es crear lo que podríamos llamar un efecto “Black Friday”. Los compradores –especialmente los más sensibles al precio– se retraen y prefieren esperar a ver qué se puede conseguir en Amazon en ese periodo.

Si tenemos en cuenta que, al igual que este año, los Prime Days suelen ser a mediados del mes de julio (12 y 13), las rebajas de muchísimas tiendas se ven afectadas en su inicio por esta circunstancia.

Fíjate cómo un mes antes la tendencia de búsqueda se dispara en Google Trends. Esto es un indicador muy claro de la predisposición de la gente.

Amazon lo sabe, evidentemente. Por eso va cebando la campaña en su propio sitio. Cada vez que entras ves banners y notificaciones. Además, junto con las Navidades, es uno de los pocos períodos en los que incluso lanzan spots en televisión y cuñas en radio.

Otro aspecto a destacar, que es característico de esta campaña y que tiene un cierto impacto, es que todo el mundo se convierte en vendedor de Amazon gracias a su programa de afiliación. Las redes sociales se convierten en un campo “minado” de enlaces de afiliados. Influencers, micro influencers, nano influencers y tu vecino Juan intentan incrementar sus ingresos por esta vía (por mucho que ya no sea tan rentable como en tiempos anteriores).

Pero es que, además, tienes que unir a esta tipología de competidores a los propios medios, que sabiendo que hay un gran volumen de búsquedas relacionadas con los Prime Days, también publican artículos con “las mejores ofertas” y otras keywords similares.

Por lo tanto, el impacto es importante antes, durante e incluso después. Una vez acabados los Prime Days, los clientes consumen su presupuesto para rebajas; y, por si fuera poco, Amazon seguirá impactando con el retargeting.

¿Algún consejo para vender en los Prime Days?

Principalmente te daré el que lo resume todo: “asegúrate de tener margen suficiente”. No te dejes llevar por el frenesí ni la inercia, a ver si vas a perder dinero vendiendo. Eso es de lo más triste que le puede pasar a uno en los negocios.

Aún así, y aunque es parte obviamente interesada, puedes echarle un vistazo a esta guía que ha publicado Amazon, en la que da algunos consejos de optimización para antes, durante y después. No te diré que vaya a darte las claves ocultas de nada, pero sí que hay algo que me parece particularmente interesante: los ejemplos de buenas prácticas.

Aquí sí vemos un buen trabajo, porque han dedicado un cierto tiempo a revisar cosas en las que todos hemos fallado más de una vez. Son tips sobre copy, creatividad, políticas publicitarias, factores de bloqueo de las campañas… Aspectos como, por ejemplo, tener una incoherencia entre precios y ofertas, mencionar ofertas Prime en materiales internos (en los externos está permitido) o incumplir cualquier directriz.

Durante los Prime Days tu tienda online debe estar tan preparada como tus anuncios. Por eso aprovechan esta guía para contarte cómo hacerlo introduciendo mensajes promocionales correctos, cómo revisar el diseño incorporando el widget de ofertas destacadas o incluso cómo programar una versión independiente y alternativa de la tienda activa solo durante el período en que dure la promoción.

Bueno, pues que la Fuerza os acompañe y ya haremos revisión de cómo ha ido la cosa cuando acaben los Prime Days.