Inicio > Blog ecommerce > SEO vs Adwords = Ligar vs Irse de putas

SEO vs Adwords = Ligar vs Irse de putas

Cada vez tengo más claro que tanto a Google como a Matt Cutts le importa una mierda la calidad de los resultados de búsqueda. Detrás de Pandas, Pingüinos y demás animales solo se esconde el objetivo de siempre de Google: paga.

“Sí, es que estamos trabajando en una nueva revisión del algoritmo que va a penalizar la talla de pantalones que llevas”, dice Matt Cutts. ¿Y detrás de eso qué hay? La intención de que te rayes y acabes pagando por estar en Adwords.

“Ui, sí, es que la calidad de los resultados de búsqueda de Google están bajando y ya no me convence como buscador”.
Claro, ¿qué vas a hacer? ¿Te vas a ir a Yahoo, Bing, Excite, AOL? No.

Te vas a quedar en Google. Mientras Google sea Google y sea tu página de inicio, tu correo, tu lector de RSS, tu sistema operativo del teléfono, tu GPS, etc, ¿qué vas a hacer? Millones de resultados de búsqueda metidos ahí ¿y vas a irlos a buscar a otro lado porque tienen más calidad? No nos engañemos, no lo vas a hacer.

Google Adwords estaba perdiendo fuerza dentro del mix de soportes frente a alternativas segmentadas como el eMailing, comparadores de precios, Facebook Ads… ¿y qué hizo? ¡Que llega el pingüino! Todo lo que hacíais se va a ir a tomar por culooooooooooooo. ¿Ui, que no lo habéis cambiado a tiempo? Nada, pues paga y tendrás presencia en los resultados de búsqueda.

Manolito solo quería follar, pero quería hacerlo ligando

Manolito es ese tio al que todos conocemos. El que no tiene pareja ni liga. Porque Manolito es feo de cojones, pobre él, ¿qué culpa tiene?

Pero Manolito, como buen SEO del amor, quería follar, pero con honores. Haciéndolo bien.
Así que decidió ir durante todo un año cada fin de semana al bar Google.
“Es el bar donde están todas las chicas“, le dijo un amigo. “Estoy harto de darle a la zambomba, voy al bar Google”, dijo Manolito.

Durante todos los fines de semana del año, estuvo yendo viernes y sábados al bar Google.
Comenzó entrándole a las chicas invitándolas. Les pagaba los cubatas a 8 euros, algo más triste y caro que el pagafantismo. Pero ni así. Estuvo probando la táctica de pagar por las buenas durante seis meses y no folló.

Cambió la táctica y parece que funcionó. Un día comenzó a hablar con una y parecía que iba a caer.
“Me gustas mucho, me gustas mucho, me gustas mucho” le decía Manolito.
Y ella le dejó plantado por Keyword Stuffing.

Se rayó. Y Manolito cambió la táctica de nuevo. Decidió pagarle a 20 desconocidos del bar para que hablaran bien de él a una chica. “Eso siempre ha funciona”, le habían dicho. A la que consiguió hablar con la chica, esta le dijo que no quería saber nada de él. “Lo que has hecho generando esos backlinks con estos chicos está muy mal. Antes colaba, pero ahora soy una chica distinta”.

Coño. Había pasado todo un año probando técnicas que tenían que funcionar y Manolito no follaba.
Llevaba un año y había invertido 52 fines de semana.
250 horas nocturnas con sus resacas.
308 cubatas pagados a 8 euros, 2.464€ en cubatas.
3.000€ invertidos pagando a 20 desconocidos.

Así que decidió cambiar la táctica y, en vez de ir al bar Google, decidió ir a tiro fijo. Se fué a la casa de putas Adwords que había al lado del bar Google donde, invirtiendo 800€ al mes, follaba cada 2×3.

A la mierda lo trabajado. Manolito había encontrado su camino. No le había quedado más remedio. Pobre.

Pues lo mismo con Google

La gente se raya. Normal. Imagínate pagar 1.000€ al mes a una agencia de posicionamiento para que venga Matt Cutts y te dé por saco en un plis plas. Imagínate pagar por visibilidad y no tenerla. ¿Qué alternativa puede quedarte? Una:

– Pagar
– Pagar por visibilidad
– Poder medir esa visibilidad
– Poder medir las conversiones de esa visibilidad
– Controlar qué pagas y qué resultados te da eso
– Y no depender de algoritmos y de qué le pica a Matt Cutts

Pues eso se llama Adwords. El ir de putas de Google.