jul 212014 1 Response

Rayar a tu base de datos con e-mailings

Esta semana pasada pasaba esto en mi bandeja de entrada:

mimub

Efectivamente, me dí de alta en Mimub. La verdad es que no tengo ni puta idea de qué es. Entré porque era una de las tiendas que Shopify tiene destacadas en su web y quería ver qué tal era la tienda y el checkout. Voy a mirar de nuevo qué venden [...] vale, venden muebles y decoración para la casa.

Total, que me doy de alta y recibí un e-mail el 8 de julio que ya empezaba con una tabla en HTML. TODOMAL. En fin. Hice un pedido y lo dejé sin pagar. El único mail que podía estar esperando sería uno de recuperación de pedido: “iepa, te has dejado esto sin pagar, acuérdate de que si no pagas no te lo enviamos”.

En vez de recibir ese mail, a partir del día 16 de julio, se desata el infierno en mi mail.
Miércoles 16 – 1 e-mail
Jueves 17 – Otro e-mail
Viernes 18 – Otro
Sábado 19 – Otro más
Domingo 20 – Dos e-mailings

He entrado una sola vez en la tienda, he hecho un pedido fake y me han enviado 6 newsletters en 5 días. Ninguno de los mails que me ha llegado tenía como objetivo cerrar la transacción que dejé colgada, la más probable que terminara. Todos los correos son para que vaya a la web e inicie una nueva transacción.

Vale que se dedican a lo mismo que Privalia: conseguir registros para tener una base de datos grande y que las marcas quieran vender ahí. Pero si yo fuese una marca, huiría de un site así. Si como marca solo quiero vender y ni tan siquiera tienen un mail de recuperación de pedido, ¿para qué voy a estar ahí? ¿Por visibilidad? Para eso me voy a Amazon, oiga.

Si dudas si enviar un mail o no, ponlos en fila

Este es un consejo que vale su peso en oro. Tienes 2.000 tíos en tu base de datos. Ponlos en fila. Imagínatelo. Imagina a toda esa peña en fila haciendo sus cosas del día a día con el mail: currar, hablar con la parienta, enviar chistes en formato power point… yo qué sé. Imagina que vas uno por uno diciéndoles: “ei, mira qué guapa mi web. Entra y compra”. Imagina cuántos te mandarían a freír espárragos.

Al día siguiente, haces lo mismo pero recorres la fila de gente 2 veces. Acabas sangrando.

A la gente a lo mejor le importa un huevo tu tienda

Es tu negocio. Vale. Lo sabemos. Es tu día a día y tu sueldo pero, ¿te has parado a pensar que para los demás no es tan importante? La gente no se rasga las vestiduras esperando a que llegue ese mail tuyo con una silla que tienes en oferta. Se la suda. Es como con los hijos: a la gente no tiene que parecerle gracioso tu hijo liándola en un restaurante. “Es que es tan mono…” Me da igual. Molesta. Tú lo aguantas porque eres su padre, pero los demás no tienen por qué divertirse con él.

Permite que se elija la frecuencia

Si vas a hacer como Mimub.com (cuya home, por cierto, ya es intrusiva)

intruso-matar

Si vas a ser más intrusivo que los Testigos de Jehová llamando a la puerta de casa permite al menos que la gente elija con qué frecuencia quiere recibir lo que le mandas. Seguro que le interesa tu tienda, pero no quiere escuchar hablar de ella cada día. Ya sé que te dedicas a captar mails para bombardearles con las marcas que vendes cada día, pero déjame elegir con qué frecuencia quiero que me cortejes ¿o es que tengo que querer follar cada día?

¿Y qué es lo peor de todo?

Lo peor es que ni siquiera me he dado de alta en su newsletter. Me han metido ahí porque me registré e hice un pedido que no pagué.

NO HE PAGADO. NO SOY CLIENTE. NO ME PODÉIS ENVIAR MAILS, JODER.

jul 152014 1 Response

Cada página de tu site cumple un objetivo

Una URL, una palabra clave.
Eso que unos tienen tan claro cuando se trata de SEO, se difumina cuando se trata de marcar y cumpir objetivos.

En demasiadas ocasiones, partimos de la base de que nuestros usuarios se dan de hostias por querer convertir en nuestras páginas: “ya encontrarán cómo comprar”, “ya encontrarán el producto que buscan”. A ver, ¿somos la reina de los mares o qué? No.

A la gente hay que ponérselo fácil. Y ponérselo fácil es un camino que solo puede generarse BIEN marcando el objetivo final y, después, construyendo los pasos que te llevan a él.

¿Recordáis los pasatiempos de cuando éramos pequeños? Acabarse el laberinto que ibas marcando con el boli era un coñazo. Pero si comenzabas desde la casilla final y tirabas para atrás, era muy fácil. Bueno. Eso son trampas pero, en este caso, nos sirve como ejemplo para el post en cuestión.

Orden inverso

Una página, un objetivo.
Si quiero que una página de producto de mi eCommerce venda tengo que marcarle el caminito al usuario para que venda. Y, para eso, qué mejor que partir del principio AIDCA

img007

¿Qué debo hacer para que ese usuario tome la acción de comprar? ¿Cómo debo captar su atención -> interés -> deseo y convencerle?

Marcando ese objetivo final será más fácil montar el camino que llevará al usuario de nuestra mano (sin que lo sepa) hacia esa compra. Tanto dentro de una página de producto como dentro de todo el site: desde la home (por considerar una puerta de entrada) hasta la compra.

Lo que está claro es que ese camino no puede ser como esto:

laberinto

 

Así que vas a tener que currártelo y hacer que esa conversión llegue fácil y página a página.

Lo mismo pasa con un formulario de contacto, con una petición de información, con una cajita de suscripción… si ese es el objetivo de esa página, el camino hacia la conversión debe ser inequívoco.
Quita frenos.
Quita molestias.
Quita cosas que distraigan.

Ve a tiro fijo.

Paisajismo

El otro día me enseñaron un gran ejemplo de paisajismo. Se trataba de la página de hipotecas de un banco cuyo objetivo principal (recordad: una url, un objetivo) era que los usuarios accedieran al simulador de hipoteca.

La página tenía un texto enorme, argumentario sobre las hipotecas, un banner gráfico tocho destacando temas de hipotecas (con click que no lleva al objetivo), enlaces a otras secciones, etc. El enlace del objetivo de la página formaba parte del paisaje. Para que os hagáis una idea, la cosa iba así:

hipotecas

Si el objetivo principal de la página es el simulador de hipoteca, ¿para qué le presentamos algo así al usuario? Elei, a ver si encuentras a Wally.

lossimpson

Los 3 enlaces que nos llevan a la conversión están a mano derecha, en un sidebar, como 3 opciones más de secciones a las que podemos ir como si formaran parte de la navegación. Si incluso así, nuestros usuarios se lo curran y acaban convirtiendo, ya podemos ir a misa cada domingo. Yo me iba a otro banco. Y así.

Si hay un objetivo claro, dirijamos al usuario. No le mareemos, que el pobre tío suficiente hace con venir a nuestra página con la intención de convertir o de gastarse los ahorros como para que, encima, le hagamos pensar y partirse el coco para conseguirlo.

 

1 2 3 231