Inicio > Blog ecommerce > ¿Cómo recuperarse de un Core Update de SEO?

¿Cómo recuperarse de un Core Update de SEO?

Si te estás preguntando cómo recuperarse de un Core Update en SEO, lo primero que quiero decirte es que te comprendo, hermano o hermana.

Quien más quien menos ha pasado por ese trance y por otros peores. Está claro que si quieres vivir tranquilo, el SEO no es precisamente una buena terapia para los nervios. Es inestable y está sometido a cambios que no están bajo nuestro control, pero… ¿qué le vamos a hacer si nos va la marcha?

Lo primero: ¿qué es un Core Update?

Empecemos por el principio, que suele ser siempre la mejor opción.

¿Qué es un Core Update de Google?

Se trata de una actualización, un cambio significativo en la base del algoritmo que utiliza Google para definir (o redefinir) los rankings de las distintas páginas.

Al ser un cambio esencial, por definición suele tener un alto impacto y afecta a una gran cantidad de páginas (mal de muchos…). De hecho, se considera que es un Core Update cuando implica a entre a un 5% y un 10% de las páginas indexadas, si baja de ahí se habla de Minor Updates.

¿Cuál es su objetivo? Son actualizaciones que podríamos denominar como de amplio espectro. Buscan mejorar la calidad y relevancia de los resultados que muestran las SERPs en general –a diferencia de lo que ocurre con filtros como los famosos pingüinos o los pandas, que sí tienen una función específica (aunque también terminaron por integrarse en el core algorítmico).

Simplemente suceden, modifican determinados criterios y, desde ese momento, páginas que estaban bien posicionadas se ven superadas por otras.

¿Cómo sé si he sido penalizado por un Core Update?

Es sencillo: no lo has sido. Estas actualizaciones algorítmicas no penalizan, no persiguen contenido duplicado o perfiles de enlaces menos naturales que los abdominales de Leticia Sabater (como los citados Panda y Penguin respectivamente).

Pero que no te penalice no implica que no te afecte. Simplemente verás cómo pierdes tráfico y posiciones en palabras clave que tenías en buenos rankings. El motivo es que, al alterar parcialmente el núcleo del algoritmo, hay otras URLs que empiezan a ser más relevantes para esas intenciones de búsqueda.

¿Cómo recuperarse de un Core Update?

Lo “bueno” de una penalización algorítmica es que al menos sabes por qué ha ocurrido. Puedes indignarte, pero en el fondo El Niño Jesús y tú sabéis que has estado metiendo algún enlace de más y cosas por el estilo. Por lo tanto, para revertir estas sanciones, sí hay directrices claras.

Pero en el caso de un Core Update, el problema es otro: no has hecho nada cuestionable, simplemente te has quedado fuera al “reorganizar”. Por lo tanto, es más difícil recuperar: no hay palanca de la que tirar, pero sí un par de consejos que puedo darte.

#1 Mantén la calma

Es más fácil decirlo que hacerlo, ya lo sé, pero es que puede llegar a ser muy contraproducente tomar decisiones precipitadas.

Lo primero es porque son cambios fuertes que tardan un cierto periodo en desplegarse totalmente y, además, varios días adicionales en estabilizarse. Es muy probable que los resultados del primer momento varíen de manera destacada en los días subsiguientes. Esto representa semanas, con lo que, dependiendo de lo que suponga para ti este canal, vas a sufrir bastante estrés hasta que todo se engrase de nuevo.

Si pasado ese periodo prudencial, tus rankings no se recuperan… sigue manteniendo la calma.

Recuerda que no hay hecho nada objetivamente mal, pero siempre se puede mejorar. Si hace tiempo que no revisas tu web, es interesante hacer una pequeña auditoría on-page y pulir todos los detalles que se hayan podido ir descuidando con el paso del tiempo y las actualizaciones de la página.

Mira el perfil de enlaces a ver cómo anda, pero NO te líes a eliminar o desautorizar links a no ser que sea algo muy evidente. Puedes hacer más daño que bien.

#2 Mejora el contenido

Parece un consejo un tanto aleatorio, de mínimos. Pero en realidad es la única recomendación “oficial” que hace el propio Google para estos casos. La clave está más en generar autoridad que contenido por contenido, por lo que revisa tus textos con la idea de hacerlos más atractivos y menos orientados a posicionar, con menos llamadas a la acción y jerga técnica.

  • Dale una vuelta al tono para que la experiencia de usuario sea mejor.
  • No está de más que presentes contenidos que respondan preguntas. Semánticamente se alinean muy bien con las búsquedas.
  • No hace falta insistir demasiado en esto, pero el contenido de tu página debe ser único y propio.
  • Trabaja bien los titulares y meta titles, pero no juegues al linkbaiting. Esas fórmulas no le hacen ninguna gracia a Google (y transmiten cualquier cosa menos autoridad).
  • Estructura el contenido de la mejor manera posible. Utiliza headings (H1, H2, H3) y párrafos legibles de 4 o 5 líneas para que no sean demasiado compactos.
  • Enlaza a fuentes externas, no tengas miedo con eso siempre que sean de autoridad.

En definitiva: haz un contenido que realmente merezca la pena, que aporte algo y del que te sientas satisfecho.

¿Cuándo ocurren?

Ya sabes que Google es tan transparente como una caja de caudales. Consideran que los cambios que hagan en el algoritmo son cosa suya, y que tú, avieso SEO, solo quieres hacer SPAM alterando los resultados naturales. Vamos, que no lo ponen fácil ni dan demasiadas pistas.

De todos modos, los Core Updates se dan 2 o 3 veces al año y sí suelen ser comunicados a través de sus canales oficiales o, lo que es lo mismo, en su blog y en su cuenta de Twitter.

También puedes estar atento a herramientas de terceros como MOZCast o Semrush Sensor. De una forma muy visual, muestran las alteraciones y la volatilidad de las SERPs.

Ya lo sabes: ve prestando atención a lo largo del año para detectar los Core Updates y tener claro cómo te van afectando.