La importancia de las traducciones para vender más en Amazon

Estamos acostumbrados a ver traducciones de fichas de producto en Amazon que, siendo generosos, se entienden fatal.

Algunas veces no tienen sentido y otras, incluso, nos sacan una sonrisa porque son una barbaridad. Palabras malsonantes, construcciones gramaticales que no hay por dónde cogerlas y, en definitiva, un texto que no aporta nada a la venta ni por asomo.

Pues eso; que por mucho que te pueda hacer sonreír no tiene ninguna gracia.

¿Cómo afecta a nuestras ventas en Amazon una mala traducción?

De una manera mucho más determinante de lo que podrías imaginar. Cuando acabe con la lista te va a faltar el tiempo para ir corriendo a buscar una agencia de traducción nativa con tus listings.

Una mala traducción implica siempre una peor conversión y esto no es por casualidad, ni mala suerte. Hay muchos aspectos que lo explican claramente.

#1 – Problema de comunicación

Por muy básico que te parezca hay quien no lo ve. Puedes estar interesadísimo en comprar algo, pero necesitas saber si realmente soluciona tus necesidades.

Cuando tienes que hacer un esfuerzo y, aún así, no estás al 100% seguro de lo que estás metiendo en el carrito… seguirás mirando, porque en Amazon hay demasiadas alternativas.

#2 – Genera desconfianza

Ok, lo lees y pese a estar rematadamente mal escrito lo entiendes. De todas formas no lo compras y ¿sabes por qué? Pues porque no te fías.

Una traducción incorrecta hace que hagamos extensivo al producto esa mala experiencia de usuario. Nos plantea dudas sobre si tendrá las instrucciones en nuestro idioma o si, ante una incidencia, me podré entender con el vendedor.

Si no invierten en traducir ¿ahorrarán también en la calidad del producto?

#3 – Se reducen nuestros beneficios

Esto ocurre por varios motivos. En parte porque aquellos clientes que llegan a comprar pueden haber sido llevados a error por el texto y, al recibir el producto, devolverlo por no estar satisfechos. Estos malentendidos no solo repercuten en la calidad de la experiencia de compra, también generan gastos logísticos evitables.

Pero si estamos haciendo campañas de PPC es todavía más grave. Con lo que cuesta captar a un usuario, lo mínimo es mandarlo a una página que cumpla con los mínimos de calidad y que pueda leer la información correctamente en su idioma, es uno de esos básicos.

#4- Perjudica el SEO en Amazon

Ya sabrás que la elección de las palabras clave y la optimización de tus listings en base a ellas es la base del posicionamiento orgánico en el buscador de Amazon.

El algoritmo A9 se sirve de las palabras que utilizamos en los títulos, descripciones o los bullet points para identificar el contenido de esa ficha y, de ese modo, saber qué resultado mostrar cuando un usuario recurra a una intención de búsqueda relacionada.

Indirectamente, el hecho de generar menos ventas, también nos genera un círculo vicioso porque hace que los competidores nos superen en los rankings y que nos ganen la buy box. Esto implica que vendemos menos y la rueda sigue girando mientras perdemos dinero.

#5 – Una traducción literal es menos persuasiva

Fíjate que no hace falta que la traducción sea un desastre para que no funcione. Desde el principio estoy recomendando traductores nativos para tus listings de Amazon, los textos gramatical y ortográficamente pueden estar perfectos, pero la semántica puede jugarte malas pasadas.

Necesitas localizar además de coger el texto literalmente y cambiarlo de idioma. Conocer el contexto y la manera que tienen los usuarios de expresarse marca la diferencia.

El mejor ejemplo es el de lo que ocurre cuando un español lee un copy escrito por un argentino o un mexicano. Es muy sencillo para él darse cuenta que esos modismos y esa forma de usar el lenguaje no le resultan naturales.

Resulta un tanto ridículo invertir grandes cantidades de dinero y recursos en conseguir los mejores productos, logística, captación, marketing… y por ahorrar en una partida tan crítica como razonablemente asequible, estropear todo ese trabajo y esa oportunidad de negocio.

Te animo a que hagas el experimento ahora mismo y traduzcas adecuadamente algunos de tus productos. Verás cómo entra en juego lo que solemos llamar CRO (Conversion Rate Optimization).

Básicamente esto consiste en incrementar las ventas sin crecer para ello en visitas. Cualquier recurso que puedas emplear para incrementar la capacidad de captación debería probarse y, con más razón, si es un método tan sencillo de implementar, con un margen de mejora tan amplio y empleando muy pocos recursos.

¿Te animas a buscar una agencia de traducción nativa para vender más en Amazon?