Cómo sacarle partido al email retargeting

De todas las tácticas y estrategias que hay dentro del email marketing, una de las más potentes -y con la que nos quedaríamos si solo pudiéramos elegir una- es el email retargeting.

¿Por qué nos gusta tanto? Tenemos muchos motivos para ello y lo mejor es que te los expliquemos en detalle para ver si a ti también te convencen.

¿Qué es el email retargeting?

Nunca está de más empezar aclarando el concepto por si alguien no lo tiene del todo por la mano.

El retargeting es, por definición, una estrategia que consiste en reimpactar a los clientes que han tenido una interacción previa con nuestra web (o email). Para ello se coloca una cookie en el navegador o un pixel de seguimiento dentro del código del correo y, gracias a ellos, podemos automatizar y personalizar los contenidos o campañas publicitarias que le mostramos a ese usuario.

Hablamos de una estrategia que se suele implementar habitualmente en campañas de PPC (redes sociales, display o búsqueda). También se colocan cookies para optimizar el rendimiento orgánico utilizando esta estrategia.

La transformación digital del marketing ha creado un escenario que, hace no tanto tiempo, se consideraría de ciencia ficción. No es solo que se pueda medir al milímetro cada acción, es que también se puede ofrecer una comunicación a medida para cada receptor de la misma que se basa en sus intereses y acciones previas.

Llevar el retargeting al correo electrónico

La definición que acabamos de leer es un tanto teórica, pero ahora vamos a llevarla a una explicación más práctica y veremos cómo trasladarla al correo electrónico haciendo que se transforme en email retargeting.

¿Qué necesito?

Te hacen falta básicamente dos cosas básicas en email marketing: una base de datos de clientes que hayan dado su consentimiento para formar parte de ella y una plataforma de emailing.

Lo primero es algo que se consigue con el tiempo y una buena estrategia para conseguir registros (newsletters que aporten valor, descuentos para suscriptores…).

En cuanto a la herramienta te podemos recomendar muchas, pero en materia de

retargeting nos gusta especialmente Mailify. Es realmente completa y tiene una cantidad enorme de características a la hora de hacer marketing basado en comportamiento de usuario:

  • Geolocalización: de este modo podremos realizar campañas utilizando este criterio para su segmentación.
  • Seguimiento de comportamiento individual: esto nos permite individualizar al máximo las campañas.
  • Filtros para segmentación de retargeting: puede ir desde el nivel de actividad (o falta de ella en el caso de los inactivos) a diversas estadísticas, y KPI´s que utilizar como criterio al montar nuestras campañas.

Cómo usar el remarketing en el correo electrónico

Ahora que tenemos claro qué es y lo que necesitamos para implementar esta estrategia, vamos a hablar un poco más en profundidad de casos de uso con algunos ejemplos de cómo utilizarlo.

Recuperación de carritos abandonados

Este es uno de los usos estrella del retargeting. Sabemos que muchas, muchísimas compras se quedan en el carrito sin llegar a cerrar la conversión. Hasta cierto punto y dentro de una tasa razonable, es algo normal puesto que el usuario compara, curiosea o duda hasta el último minuto.

Gracias al email retargeting podemos “reactivar” a esos clientes que se han quedado a medio camino. Simplemente cogemos a todos esos usuarios ya registrados y los reimpactamos con los productos que ya tenía seleccionados. Es algo realmente sencillo pero que, si se hace bien, tiene un resultado muy favorable y un impacto importante en la reducción de esa tasa de abandono.

Informar de productos que vuelven a estar disponibles

Imagina que un tienes un producto estrella, ese que todo el mundo quiere comprar. Ahora imagina que por el motivo que sea rompes stock y te quedas sin unidades disponibles para vender en tu eCommerce.

Los usuarios seguirán visitando la página de ese producto pero, obviamente, no podrán comprar. Ante eso te queda confiar en que vuelvan por sí mismos más adelante o tomar cartas en el asunto proactivamente para favorecer esa vuelta.

Utilizando al email retargeting podemos segmentar una campaña dirigiéndola directamente a los usuarios que han visitado la ficha del producto sin stock para mandarles un correo en el momento en que vuelva a estar disponible. El interés ya existía con lo que podemos convertir en un buen número de los casos.

Reactivar clientes inactivos

Este es otro de los casos estrella en los que la estrategia que nos ocupa sale a relucir (como muchos otros que dependen del comportamiento del usuario).

Ten en cuenta que ya tienen su cuenta creada, nos han comprado en el pasado y eso supone vencer todos los frenos y barreras. Tenemos una oportunidad de oro para reactivarlos y que sigan resultando rentables con un esfuerzo menor del que supondría captar a otro nuevo.

Podemos incluso automatizar una oferta especial para aquellos clientes que lleven un periodo determinado sin comprar en nuestra tienda, pero que en algún momento sí lo hicieron.

Incentivar la compra recurrente

De nuevo tomamos como referencia el comportamiento del usuario y lo convertimos en la palanca que activa el email marketing.

Sabemos lo que compra cada cliente y con qué frecuencia. Si un cliente se sale de ese patrón siempre podemos, amablemente, recordarle que debería volver a comprar pañales, cuchillas de afeitar, tinta para la impresora… esos productos que son consumibles.

Además, aunque no sea una compra recurrente en el tiempo, también tenemos la posibilidad de aumentar el índice de recompra aunque sea puntualmente, sabiendo qué es lo que ha comprado previamente. Por ejemplo; si adquirió una bicicleta para niños de 9-11 años, se le puede mandar un mail cuando estimemos que ese niño ya ha pasado a un tramo superior de edad y necesitará otra bici.

Mientras tanto estimularemos la venta cruzada ofreciéndole productos complementarios adicionales (rodilleras, cascos, bombas, un descuento en cubiertas nuevas y otras piezas de desgaste…).

Lo cierto es que podríamos seguir y seguir poniendo ejemplos de cómo usar el email retargeting, pero realmente solo aplicándolo a tu caso particular podrás valorar esta estrategia en profundidad. Sus posibilidades son prácticamente infinitas.